Sígueme por email

miércoles, 29 de enero de 2014

La ciudad del amor

Sí, señoras y señores. He estado en París. ¡¡¡Por fin!!!

Uno de esos destinos que están ahí, no demasiado lejos y que dices "tengo que ir", "tengo que ir", pero que no se da el caso. Al final, gracias a un regalo de mi maridito, he podido disfrutar de la belleza de esta ciudad. A partir de ahora se convierte en una de mis ciudades favoritas.

Paris es: bonita. La mires por donde la mires. Los edificios son preciosos, los parques son obras de arte, los museos están por todos lados con una oferta espectacular... en fin... que me ha maravillado. Ni que decir tiene que "tengo que volver". Esa va a ser mi frase ahora cuando hable de París.

Para llegar allí tuvimos algún problemilla con el vuelo y al final salimos casi 24 horas después. Fueron sólo 4 días, pero los aprovechamos al máximo. Estuvimos después de navidad, una fecha muy bonita, con mucha iluminación, mucho mercado navideño y mucho ambiente en las calles (aunque creo que en París no será difícil encontrar ambiente en cualquier época del año). Lo malo: el clima. Si, como yo, no estáis acostumbrados al frío, os puede costar trabajo. Bien abrigaditos, de la cabeza a los pies, salíamos todas las mañanas a empaparnos de todo lo que esta ciudad puede ofrecer, pero es verdad que cuando se va el sol (sobre las 5 de la tarde) empieza a pesar el frío y además casi siempre acompañado de una llovizna incómoda, que no obligaba a abrir el paraguas, pero lo suficiente como para que no apeteciera demasiado estar al aire libre.

Una cosa que me llamó la atención es que con respecto a la comida, todo estaba bueno. He estado en otras ciudades y bueno, hay sitios buenos, otros regulares, otros malísimos y en las zonas turísticas abundan mucho los dos últimos, pero nosotros en todos los sitios a los que fuimos estaba buena la comida, tanto los restaurantes, como los cafés o incluso los crepes de los puestos callejeros. Eso sí, los precios son elevados. Comer en París no es nada barato. Por lo menos, lo que os comento, que te gastas el dinero pero está rico. ¿Cuántas veces no nos habremos gastado un pico en algún sitio y encima no se podía ni comer?

 DESPLAZAMIENTOS

 Moverse por París es muy fácil con el metro y también pasear, si el tiempo lo permite, es la mejor opción, porque vas descubriendo pequeños rincones bellos que no están en las guías y no a todo el mundo llaman la atención, pero resulta que a ti te parecen hermosos.
Para poder hacer vuestras rutas, la página web del metro de París está muy bien: http://www.ratp.fr/es/  

VISITAS

Nosotros fuimos a ver lo más característico de París. Fueron unos días y nos dio tiempo de ver casi todo, o por lo menos lo más representativo.

El primer día vimos Notre Dame, la Saint Chapelle, el Panteón... digamos que anduvimos por la Isla y la zona del Barrio Latino y Luxemburgo.
La entrada a Notre Dame es gratuita, para la torre sí hay que pagar y a mi, que soy reacia a las alturas, me mereció la pena. Lo bueno es ir a primera hora. Nosotros fuimos directos a la Catedral y después fuimos a la torre. Apenas había cola, pero como hay que subir por grupos, la espera es larga. Por suerte nos compramos un crepe dulce en uno de los puestos que hay frente a la cola y desayunamos mientras. Si hubiéramos ido primero a la torre no habríamos tenido que esperar apenas.
Tanto para la Saint Chapelle como para el Pantelón hay que pagar entrada.

El Panteón es uno de esos sitios cargados de un aura misteriosa en los que apetece estar. También me gustó mucho la visita.
El Barrio Latino, me encantó. Sus calles están animadas tanto de día como de noche y hay mil cosas más para visitar, desde fuentes preciosas en plena calle, hasta iglesias o museos, como el museo medieval, que su simple emplazamiento merece la pena. Esta barrio también es muy recomendable para comer, porque tiene locales de todos los tipos de comida y de precios. No olvidéis pasear por la rue Mouffetard. Nosotros comimos allí y como había tiendas de toda clase de comidas, me vi obligada a comprar macarons y chocolate como una loca.

Por la noche teníamos un ticket para subir a la Torre Eiffel, así que nos marchamos hacia allí a disfrutar de las vistas y de uno de los monumentos más representativos de la ciudad.
Para la Torre Eiffel, no dudéis, comprad las entradas por internet con antelación. Las colas para comprar un ticket son kilométricas, yo creo que no hubiera hecho la cola. Si vas pocos días no te puedes permitir el lujo de perder tanto tiempo haciendo una cola. Si no hay tickets para la feche que queréis, no desesperéis, en la misma semana suelen liberar algunos. A nosotros nos pasó. Estaba todo lleno y una semana antes del viaje salieron unas cuantas entradas a la venta, así que no lo dudé y compré la que mejor nos venía. Para comprar las entradas, lo podéis hacer desde la página oficial: http://www.tour-eiffel.fr/es/preparar-su-visita/comprar-entradas.html

El segundo día nos fuimos al Louvre. Nos liamos un poco con las entradas. Si tenéis que comprar las entradas, probablemente la taquilla con menos cola sea la subterranea, pero si tenéis como nosotros, alguna tarjeta turística que englobe la entrada a museos y edificios, tenéis que entrar desde la más famosa, la entrada de las pirámides. Es uno de esos sitios que hemos visto tantas veces en películas, fotografías o televisión, que parece que ya hemos estado allí antes.
El Louvre merece una entrada a parte y la verdad, no debería ser yo quien la escribiera porque no soy una experta y me dejaría muchas cosas en el tintero. Para ver el Louvre puedes pasarte allí toda una semana, que seguro que te faltaría algo por ver. Nosotros, decidimos qué parte es la que queríamos visitar y fuimos directos. Por supuesto, elegimos Roma, Grecia y Egipto y ¡cómo no! teníamos que ver a la famosa Gioconda.

En el museo echamos toda la mañana, cuando salimos aprovechamos para dar una vuelta por las Tullerías y nos fuimos andando desde allí hasta el Arco del Triunfo. ¡Craso error! La avenida de los Campos Elíseos es tan grande y tan recta que parece que el arco está muy cerca pero NOOOO. Llegamos con un dolor de piernas impresionante. Lo bueno es que esa avenida estaba llena de mercadillos navideños y de grandes tiendas y se nos hizo muy llevadera la caminata, pero sin darnos cuenta nos recorrimos toda la distancia desde el Louvre al Arco del Triunfo y la verdad, es que fue una paliza.
Como estábamos tan cansados y empezó a llover, decidimos no subir al arco e irnos al hotel a descansar un poco.
Más tarde nos fuimos al barrio de la Ópera, que es precioso y hay que ir con más tiempo para ver más detalles. Le pena es que anochecía tan pronto, que parecía que teníamos menos tiempo para ver las cosas.
Entramos en las Galería La Fayette que, a parte de ser impresionantemente grandes, estaban decoradas para Navidad y merecía la pena darse un paseo por allí.

Al día siguiente visitamos la Iglesia de San Luis y la tumba de Napoleón y aprovechamos para ir andando desde allí a los Campos de Marte y ver la Torre Eiffel de día, aunque esta vez no subimos. Desde allí pasamos a los jardines de Trocadero y la verdad es que terminamos antes de lo que pensábamos. Esta zona debe estar mucho mejor en primavera. Todos los jardines y parques están más bonitos en primavera o en verano. Ahora estaba todo mojado por la lluvia, no apetecía sentarse a descansar y a admirar el paisaje por el frío. Lo bueno es que nos hizo un buen día de sol, aunque fue el único y a fin de cuentas todo el paisaje era muy bonito.
Al final acabamos en los jardines de Trocadero sentados pensando dónde podíamos ir y aprovechando que había salido el sol, decidimos subir al barrio de Montmatre y ver el Sacré Coeur.
 ¡Qué barrio más bonito!. La iglesia es muy distinta a las demás que visitamos, las vistas eran impresionantes y el barrio en sí merece la pena, sólo por pasear por él y ver su ambiente. También es un barrio recomendado para comer porque hay variedad de locales y precios.
Merece la pena pararse un rato en la plaza de los pintores a ver sus obras y si queréis incluso a llevaros un retrato o una caricatura como recuerdo de la visita. Empezó a anocher y empezó a hacer más frío, así que buscamos corriendo el Moulin Rouge, foto obligada posando en la puerta y a descansar un ratito al hotel.  

ALOJAMIENTO

Nuestro hotel estaba en el barrio de Monparnasse, muy cerca de la Torre homónima y de Galerías La Fayette.
La verdad es que el barrio era muy animado, tenía toda clase de locales, restaurantes, cines, etc. y también al lado del hotel estaba la boca del metro desde la que podíamos ir a todas partes en 5-10 minutos. Quizás la distancia más larga era para ir a barrio de Montmatre, pero a los demás puntos que visitamos estábamos muy cerca.
Nuestro hotel fue el hotel Berkeley. Un hotel pequeñito, con habitaciones minúsculas, pero como casi todos los hoteles parisinos, según he leído. Todo estaba muy limpio y en condiciones. El personal siempre tuvo un trato muy agradable. Así que si vuelvo a París algún día, intentaré alojarme en ese hotel de nuevo.
Otra opción muy buena es buscar un apartamento. París tiene una gran oferta. Sobre todo os saldrá económico si vais más de dos personas.  

OPCIONES DE AHORRO

Existen distintos tipos de tarjetas turísticas para poder ahorrar un poco en las visitas.
Nosotros elegimos la que incluía visitas a museos y monumentos de la ciudad: Paris Museum Pass. También existen otra con ahorro en el transporte público (esto lo podéis mirar en la página web del metro) y una tercera que engloba tanto visitas como transporte: Paris Pass. Nosotros echamos cuentas y nos salía mejor comprar un bono de 10 tickets en el metro.
Depende de cómo vaya a ser vuestro viaje, podéis optar por uno u otro.
Nosotros la compramos a la llegada del avión, en una oficina de información turística del aeropuerto. También pudimos comprar allí el ticket del tren que te lleva desde el aeropuerto Charles de Gaulle a París (RERB).
La verdad es que fue muy cómodo poder comprarlo allí. Después sólo tuvimos que buscar las indicaciones del tren (que en la propia oficina de turismo nos explicaron) y subir al tren. Además, el ticket para el tren RERB también tiene opción de transbordo con una línea de metro o con un autobús urbano, por lo que con él podéis llegar hasta vuestro destino.

Si tenéis la más mínima posibilidad de visitar esta ciudad,  no lo dudéis, seguro que os gustará. Como tiene de todo, seguro que algo os llegará al corazón para que cuando estéis en casa estéis pensando: "tengo que volver".

viernes, 1 de febrero de 2013

El mundo



Este es el mapa de tripadvisor de ciudades que he visitado y otras muchas que me gustaría visitar. Me encantaría seguir "pinchando" ciudades en este mapa y luego contar mi experiencia aquí por si os sirve de referencia.

Como véis me quedan aún algunas ciudades por contar sin tener que hacer algún viaje nuevo.

viernes, 18 de enero de 2013

Regalito para Hugo


Este es uno de los regalos que mi amiga Leo, ha hecho para Hugo. Es toda una artistaza. Se le da bien todo, a veces no hay quien lo aguante jejeje. En serio, es la primera vez que hacía este tipo de trabajos y le ha salido estupendo. Yo quería algo así para el dormitorio de Hugo, fue decírselo y enseguida supo cómo lo quería. De mayor quiero ser tan mañosa como ella :)

Estoy a ver si la convenzo para que exponga sus trabajos en internet, creo que podría llenar páginas y páginas con todas las cositas que hace. Esperaré a que termine los exámenes para volver a meterle caña.

¡Un besito para mi Leo!

jueves, 22 de noviembre de 2012

Carmona

Carmona es un ejemplo de esos pequeños tesoros que tenemos cerca y que por ignorancia o por pereza no hemos disfrutado aún.

Estuve un fin de semana visitando esa preciosa ciudad y me encantó. Me encantó su historia, sus museos, sus calles, sus bares... me gustó todo.

Para empezar diré que en  mi caso, Carmona queda a una media hora de donde vivo, por lo que el viaje lo hicimos en coche y en realidad fue un paseo. Está situada entre Sevilla y Córdoba y hay autobuses desde las dos ciudades.

Desde Córdoba hay un autobús por la mañana y otro por la tarde, el precio de la ida y vuelta ronda los 16 euros. Desde Sevilla hay autobuses prácticamente cada hora y el precio es de unos 3€ por trayecto.

En cuanto al alojamiento, Carmona cuenta con numerosos establecimientos hoteleros. Desde pequeños hoteles con encanto hasta el Parador Nacional.

Yo me alojé en un hotel que antaño había sido un convento. Se llama El Rincón de las Descalzas y se encuentra en pleno centro histórico de Carmona. Es un hotel pequeño y precioso, cada habitación es única y puedes disfrutar también de la tranquilidad de sus patios interiores, de sus flores y el canto de los pájaro por la mañana. Lo que no me gustó del hotel fue que nos dieron la peor habitación. Interiormente estaba bien equipada pero estaba al lado de la cafetería y escuchábamos todo el ruido de los desayunos desde primera hora. Exactamente no es que estuviera al lado, sino que tenía una ventana que daba a la cafetería y sobre la puerta tenía una cristalera por la que entraba todo el sol por la mañana. Así que si os dan la habitación "Maitines" decid que preferís otra.

El hotel sólo sirve desayuno, que no está nada mal, pero también ofrece descuento en un restaurante de la ciudad para los clientes que quieran almorzar o cenar en él. De todos modos Carmona es una ciudad muy turística y encontraréis bares y restaurantes sin problemas. Están los de toda la vida con sus tapitas y sus platos y sus raciones... en fin... pero a mi me llamó mucho la atención una crepería que hay en la entrada del casco antiguo. Está muy cerca de la oficina de turismo, la veréis sin problemas. Sirven ensaladas y creps dulces y salados que están bastante buenos y bien de precio.

¿Qué tiene para ver Carmona? Pues un poco de todo. Simplemente pasear por sus calles merece la pena, además cuanta con varios edificios de gran interés artístico, así como museos, conventos,iglesias, la necrópolis romana, etc.

Lo que más me gustó de Carmona son las visitas gratuitas guiadas que hace el centro de recepción turística. A parte de informarte sobre todas las dudas turísticas que tengas cuando llegas a la ciudad, realizan también rutas guiadas totalmente gratuitas, lo que hay que pagar es la entrada a los sitios que lo requieran. Las iglesias son gratuitas, pero los museos y la entrada a algunos conventos hay que pagarlos, de todos modos, creo que la entrada más cara fue de tres euros. En total no te gastas ni 10 euros por persona. Sólo hay que ir por el centro de recepción turística y ver qué grupos hay libres para poderos inscribir.

Os voy a dejar la página de turismo de Carmona donde encontraréis toda la información turística, las rutas, los monumentos, planos de la ciudad y todos los datos de contacto.

http://www.turismo.carmona.org/turistavirtual.htm

También en la página del ayuntamiento podéis ver información sobre alojamientos y transportes entre otras cosas.

http://www.carmona.org/



PDT. No olvidéis probar la torta del inglés. Es el postre típico de la ciudad, lo podéis encontrar casi en cualquier establecimiento, pero si visitáis el convento, qué mejor que comprarlo hecho a mano por las monjas.









miércoles, 1 de agosto de 2012

Señores del Olimpo. Javier Negrete.


Es muy curioso cómo he llegado a conocer este libro. Estaba viendo un concurso de televisión y uno de los concursantes dijo que se lo había leído, que le encantó y que aprendió mucho sobre mitología greco-latina. Así que me picó el gusanillo y lo busqué. Como el chico dijo el nombre del libro y del autor, la verdad es que no me costó nada encontrarlo.

Acabo de terminarlo hoy mismo y la verdad es que no me ha decepcionado.

Si os gusta la mitología y la cultura greco-latina, no lo dudéis, seguro que os gusta. Os enganchará desde el principio y no pararéis hasta ver cómo termina todo.

Los protagonistas son los propios dioses griegos, que acomodados en el monte Olimpo no pueden imaginar la conjura que se está tramando contra ellos.

La novela tiene su propia línea argumental, pero está salpicada en todo momento por los distintos mitos griegos, así nos encontramos con Hércules, con Perséfone, las Grayas.... y en todos tenemos una pequeña introducción a su propia historia. También el autor incluye otros mitos o modifica estos mismos para que se adecuen a la historia principal.

Me ha hecho recordar muchas de las historias que ya sabía y he aprendido otras muchas.

A decir verdad, me ha resultado algo tediosa la parte de la batalla (sí señor, hay batallas) pero es que a mi no me gustan las historias bélicas y me despisto un poco en la narración. Por todo lo demás he de decir que me ha gustado mucho el libro y que lo tendré cerquita para cuando quiera consultar la historia de algún mito.

La ciudad eterna

En efecto, Roma es la ciudad eterna y sabes perfectamente por qué se le denomina así en cuanto paseas por sus calles.
La he visitado en varias ocasiones, siempre en estancias demasiado cortas para mi gusto y siempre me voy pensando cuándo volveré. Por su puesto, nunca falta mi moneda en la Fontana de Trevi y de momento parece que surte efecto :-).
Me gustaría comentaros varias cosas para que vuestra estancia pueda ser lo más cómoda posible. Así que aquí os dejo plasmada mi experiencia esperando que os sea de utilidad.
Siempre que he viajado a Roma he llegado al aeropuerto de Fiumicino, el aeropuerto Leonardo da Vinci. He ido con vueling desde Sevilla, pero ya no existe esa ruta, así que la última vez fui con Alitalia desde Málaga. Los billetes no suelen ser caros. Existen muchas compañías y cada vez más ofertas. Además, si cogéis los vuelos con tiempo, os podéis ahorrar un dinerito. La última vez los compré con 3 meses de antelación y me salieron por 80 euros ida y vuelta y un mes después compré otro más y costó 150 €. Si tenéis las fechas cerradas, mejor comprar el billete cuanto antes.
Para ir desde Fiumicino hasta Roma hay varias opciones:
- La más económica es el autobús. No lo he cogido nunca, pero no es muy caro. He leído por ahí que tarda como una hora y media en llegar a Termini que es la parada final.
- Después está a opción del Tren Leonardo Exprés. Este tren sí que lo he cogido. Tarda algo menos en llegar a Termini y sale cada media hora. Los billetes me costaron hace unos años 11€ por persona, sólo la ida. Es una opción más cómoda que el autobús, pero también más cara. Además creo que ya andaba el precio por los 14 ó 15 € por trayecto y si vais varias personas, no merece la pena.
- La opción taxi es una de las más cómodas y el precio ronda los 50€ por trayecto. Lo bueno, es que te deja en la puerta del hotel y si vais varias personas os puede salir más económico.
- Yo estuve por allí en septiembre de este año y escogí reservar un transfer y la verdad es que me alegro muchísimo. Íbamos tres personas y el transfer nos costó 86€ aeropuerto-hotel y hotel-aeropuerto. Nos salió más económico que un taxi y también que el Leonardo Exprés!!! y nos recogió en la puerta del hotel a las 7 de la mañana para llevarnos al aeropuerto. Además el avión llegó con retraso y nos estuvieron esperando más de una hora. El personal muy amable y encima nos iban explicando cosas de Roma según las veíamos por el camino. Yo lo reservé en la página http://www.civitatis.com/. Se hace un adelanto de unos 10 euros por tarjeta o por Pay Pal y el resto se paga la mitad cuando te dejan en el hotel y la otra mitad cuando te dejan en el aeropuerto de vuelta. Así que lo recomiendo sin duda.
En cuanto al alojamiento... en Roma hay cientos de hoteles, bed and breakfast, apartamentos de alquiler... No os vais a quedar sin alojamiento, sin duda. En internet podéis encontrar muchas páginas que os pueden ir muy bien para buscar el alojamiento perfecto. Eso sí, no suele ser nada barato.
Para mi sorpresa busqué el alojamiento en septiembre pensando que en verano sería más caro y no era así. Julio y Agosto son algo más baratos porque con el calor suele ir menos gente y a partir de septiembre otra vez temporada alta.
En mi caso, preferí tener un hotel céntrico, que nos permitiera andar por Roma a cualquier hora. La primera vez que organizamos un viaje a Roma nos la jugamos un poco porque escogimos un tres estrellas, en el centro de Roma y además no era ni caro, pero decidimos seguir para adelante. Para nuestra sorpresa nos encantó el hotel. Estuvimos en el hotel centrale, situado en la Vía Laurina, muy cerca de la Piazza del Popolo o de Piazza Spagna. Es un hotel pequeñito, sin grandes comodidades, pero la verdad es que todo está muy limpio y salimos muy contentos, tanto que la siguiente visita, la de este pasado mes de septiembre, también la hicimos allí. Habían pasado 4 años y se notaba el hotel algo más viejo, pero sin duda, por su ubicación me encanta. Eso sí, en septiembre, todo más caro y sólo de pensar en el hotelazo que podría estar en España por ese dinero...Pero todo no se puede tener.
Para realizar vuestras rutas por Roma tenéis un gran alidado en internet, la página http://www.atac.roma.it/.
A mí me hizo la vida muy fácil. Te puede hacer cualquier ruta desde una dirección a otra y la podéis hacer a pie, en coche o por transporte público. (No os recomiendo alquilar un coche en Roma porque el tráfico es un Kaos y se encuentra aparcamiento facilmente por el centro) Además, la página se puede poner en español, por lo que facilita mucho las cosas.
Un consejo: Haced toda la parte que podáis andando, porque Roma tiene rincones maravillosos en cualquier callejuela.
Cosas que visitar: Ya os lo podéis imaginar... TODO!!! pero como no disponemos de todo el tiempo del mundo, os haré un resumen. El Coliseo, Palatino y Foro (que comparten entrada), la ciudad del Vaticano (cuyo museo es el más caro que yo he visto hasta el momento), todas sus plazas y fuentes, a mí es lo que más me gusta!!! la Plaza de Spagna, la del Popolo, la Fontana de Trevi (mi favorita y la de miles de personas también porque allí podréis admirar la belleza de la fontana, pero tranquilidad no busquéis porque no la vais a encontrar a ninguna hora), Las Termas de Caracalla, la Boca de la Veritat, la Piazza de la Rotonda, con su majestuoso Panteón, la Piazza Navonna. Uf... es que todo lo que podáis ver, seguro que es de vuestro agrado. Como digo, a mí lo que más me gusta son las fuentes y las plazas. :-)
Otra cosa que os puede ser útil es comprar la tarjeta Roma Pass, es una tarjeta turística que os da descuentos en entradas a museos y en el transporte público. Os dejo la dirección web para que os informéis mejor http://www.romapass.it/
Si os interesa algún descuento en transporte público, pero no en entradas, podéis mirar la página de atac para que veáis los distintos tipos de billetes. Podéis comprar una por viaje individual, o bien de un día entero, de tres días, etc. Los billetes los podéis comprar en cualquier boca del metro y también en estancos.
En cuanto a la comida hay de todos los precios, desde restaurantes carísimos a pizzas al taglio en cualquier puesto, que suelen estar bastante buenas y te permiten comértelas por el camino y seguir viendo cosas.  Os recomiendo el barrio del Trastevere para una buena cena. No suelen tener los precios muy elevados, aunque hay de todo y podéis ver la vida que hay en ese barrio de noche. También os recomiendo una heladería en la Vía de la Croce, cerca de la Plaza de España, donde hacen unos helados riquísimos!!! Todavía sueño con el que me comí yo y con las ganas que me quedé de probar el de chocolate Azteca, que tenía una pinta impresionante.
Espero que hayáis cogido algunas ideas y si necesitáis algo más, estaré por aquí para contestaros y ayudaros en todo lo que sea posible.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Registros

Hola de nuevo:

La barra superior que dice "submit" es para registrar vuestros correos y que se os mande un aviso cuando haya alguna entrada nueva. Así no tenéis que estar entrando en el blog para saber si hay algo nuevo.

Sé que es poco intuitiva, pero es el único gadget que he encontrado por aquí. Seguiré buscando para hacer otro más reconocible.

¡¡¡Pasad un buen fin de semana!!!